Trump quiere cambiar el curso de la historia

Washington, DC. – Estados Unidos es un país de inmigrantes. A excepción de los indios americanos, todos los demás venimos de alguna parte que no es el territorio estadounidense. Desde su fundación como república, el país ha recibido diversas olas de migrantes, y cada una ha forjado de una u otra manera lo que hoy es Estados Unidos. Los primeros colonos fueron mayoritariamente europeos. Desde entonces, Estados Unidos se ha ido enriqueciendo de sucesivas oleadas de migrantes que llegaban buscando un futuro mejor (algunos no, pues llegaron esclavizados de África, pero sus descendientes hoy gozan de la libertad indiscutible que garantiza este país). Sigue leyendo

Anuncios