Martínez: «El periodismo en Centroamérica es peor que en zonas de conflicto bélico»

San Salvador (El Salvador). – Óscar Martínez es periodista; «cronista», como le gusta denominarse. Trabaja en San Salvador como coordinador de Sala Negra, una sección de sucesos e historias –muchas de ellas, violentas– de El Faro, uno de los proyectos informativos más interesantes de los últimos años, no sólo en Latinoamérica.

La denominada ‘crisis de los niños migrantes’ hacia Estados Unidos ha vuelto a sacar a la luz el mejor lado del periodismo que Martínez y el equipo que él coordina hace años que realiza; historias que en más de una ocasión les han costado amenazas. La última, la semana pasada, cuando de regreso a casa tras una entrevista periodística, fue detenido por tres agentes del servicio 911. Le obligaron a salir del vehículo que conducía y «me quitaron la camisa», explica, «para revisar si tenía tatuajes, y me mantuvieron manos en la cabeza hasta que aparecieron dos agentes de la División Antinarcóticos (DAN) con pasamontañas, uno de ellos con arma larga». Los agentes le aseguraron que había sido detenido por «ordenes de arriba».

Con motivo de un viaje que he realizado esta semana a San Salvador, le contacté por Twitter y aceptó que nos viéramos. Sigue leyendo

Libertad de prensa y felicidad

Washington, DC – Es sobradamente conocida la relación que existe entre tener medios de información independientes y la calidad democrática de una sociedad. Lo que no es tan conocido es la relación entre libertad de prensa y la calidad de vida de los ciudadanos.

Picture 7_0Investigadores de la Universidad de Missouri se dieron a la tarea de comparar los datos de encuestas del nivel de felicidad de 161 países de todo el mundo (2010) y los cruzaron, entre otros, con los índices de libertad de prensa que mide la organización independiente Freedom House. Los resultados son reveladores: no sólo coincide que los ciudadanos de países con más libertad de prensa suelen ser más felices, sino que además, cuanto mayor es la libertad de prensa, mayor es el nivel de satisfacción de sus ciudadanos, mejor es la calidad medioambiental de los países, y mejores son también sus niveles de desarrollo humano.

El respeto a la libertad de prensa en un país permite a sus medios denunciar abusos de poder, corruptelas, violaciones de derechos humanos o atentados contra el medio ambiente.

En medio de la peor crisis económica que se recuerda, y cuando los recortes de derechos y servicios forman parte del día a día, es bueno no olvidar que para satisfacer la felicidad de una sociedad no sólo basta con mejorar su economía. La libertad de prensa es un componente importante de nuestra felicidad.

Fotos: Reuters via The Irrawaddy y The Media Project

Artículo publicado el 11/05/13 en Diari de Tarragona