Libertad de expresión en Estados Unidos; igualito que en España

Washington, DC. – Que Trump ha polarizado a la sociedad estadounidense es una evidencia. Las muestras son muchas y de las más diversas. Las que nos llaman la atención son las más estridentes. Como la de un matrimonio del estado de Texas que decidió pegar en el cristal trasero de su camioneta un mensaje dirigido no solo al presidente sino también a los que le votaron. “FUCK TRUMP AND FUCK YOU FOR VOTING FOR HIM”, se puede aún leer en inglés y cuya traducción al castellano sonaría tan mal como suena en el idioma original (perdonen que no la traduzca).

Este tipo de lenguaje provocador se ha adueñado de los más intolerantes con la victoria de un candidato que nadie esperaba, que no estaba preparado (ni el país tampoco), y cuya popularidad es la más baja en décadas de un presidente en los primeros meses de su mandato.

Sigue leyendo

Anuncios

Asfixia de la libertad de prensa

Washington, DC. – Viendo la popularidad con la que Obama asumió el cargo en 2008 era de esperar que decepcionara a muchos. En política, mejorar cifras de aprobación del 70 por ciento es difícil por no decir imposible. No son pocos los que esperaban demasiado de su gestión dadas las restricciones a las que está sometido el presidente de Estados Unidos. Lo que no imaginé en aquel 2008 –con una gran mayoría de medios de comunicación a su favor– es que hasta los periodistas le darían la espalda.

Unas cuarenta asociaciones de prensa de Estados Unidos, entre ellas la Sociedad de Periodistas Profesionales o la Fundación Nacional de la Prensa, acaban de enviar una carta a la Casa Blanca protestando por la falta de transparencia de la administración federal y por las dificultades que encuentran a diario sus periodistas para acceder a fuentes gubernamentales.

Sigue leyendo