La iglesia contra los bancos

Washington DC. – Pocos meses después de que en el 2008 estallara la crisis económica, recibí uno de esos correos masivos que circula de ordenador en ordenador llamando a la movilización. A diferencia de muchos otros que recibo, este correo sugería una acción concreta para perjudicar a los bancos en España. La misiva invitaba a una acción individual que, de llevarse a cabo simultáneamente por miles de usuarios, hubiera colapsado el sistema de cajeros automáticos del país durante algunas horas como mínimo. Sigue leyendo