Lo que nos salva es el buen periodismo

Washington, DC. – Allí donde se ejerza, el periodismo debería inspirarse siempre en la máxima que el gremio estadounidense se precia de abanderar: facts and figures (hechos y datos). Si los periodistas se ciñen a estos dos parámetros y contrastan aquello que escuchan o ven, realizan el servicio público que se espera de ellos, más durante una campaña electoral en la que a veces parece que vale todo para convencer.

Una decena de republicanos están de campaña en Estados Unidos para ganar la nominación a candidato del partido que se enfrentará en noviembre del año que viene a Barack Obama. Para explicar sus programas a las bases republicanas, participan estos días en numerosos debates electorales —hay más de una veintena organizados—, y vistos los primeros parece que el todo vale está al orden del día. Sigue leyendo