El sopar de Mas a Washington

Washington, DC. – La setmana passada el President Artur Mas va visitar els EUA. Va ser un viatge curt; escurçat per poder assistir a la proclamació del Príncep Felip com a Rei d’Espanya. Va aterrar a Filadelfia la tarda del dilluns 16 de juny i va marxar pel mateix port tres dies després, a quarts de set del vespre. Tres dies en territori nord-americà… dels quals només mig dia tenia agenda pública. Què va fer la resta del temps? Segons els responsables de premsa de Presidència, Mas tenia «agenda privada que no comentem».

En una informació que vam difondre dimecres passat vam revelar que Artur Mas va ser dilluns a Washington, abans de viatjar a Raleigh, a l’estat de Carolina del Nord. Mas va desplaçar-se en cotxe des de l’aeroport de Filadèlfia per assistir a un sopar a casa d’un particular on, a més, estaven convidats una desena de persones vinculades al món dels ‘think-tanks’, el desenvolupament i les relacions internacionals aquí a la capital estatunidenca. En aquest sopar, a més, també hi havia un ex congressista dels EUA.

Sigue leyendo

Anuncios

A favor de Israel

Artur-Shimon-Peres-Jerusalem-ACNWashington, DC. – Artur Mas ha realizado el que seguramente ha sido el viaje más importante de esta legislatura. Durante cuatro días el President lideró en Israel a una treintena de empresarios y directores de institutos de investigación con sede en Catalunya. Pero a pesar del éxito político –fue recibido por el Presidente Simon Peres– y económico, no han faltado las críticas al viaje. ¿El motivo? La poca atención prestada a Palestina. En el Parlament, Pere Navarro, del PSC, le dijo que podría haber pasado unas horas visitando al pueblo palestino, «que tan mal lo pasa»; Joan Herrera, de ICV-EUiA, le recordó que «la dignidad de un pueblo −el catalán− no puede ir en detrimento de otro −el palestino−»; y el Portavoz de la CUP, David Fernàndez, le criticó «la falta de respeto a una sociedad como la nuestra que ha luchado durante muchos años por la resolución de este conflicto».

¿Qué le pasa a la izquierda catalana? Israel no es una dictadura; es una democracia representativa con una economía de libre mercado y unos niveles de desarrollo humano y libertad de expresión que lo sitúan a años luz de los países de Oriente Medio que lo rodean. No lo hace todo bien; el Estado de Israel comete errores y su política de fronteras genera desacuerdo, pero de ahí a enarbolar la bandera anti-israelí de manera permanente hay un abismo que debemos ser cuidadosos de no cruzar.

No visitar Palestina no puede ser interpretado como un desprecio a nadie. Israel es un país amigo, un socio que nos conviene más allá de estar en desacuerdo con algunas de sus políticas.

Fotos: EFE

Artículo publicado el 23/11/13 en Diari de Tarragona