Washington, DC. – ¿Pagarías 20$ por un Pepito? Si yo estuviera en un bar de Barcelona, no con seguridad; pero si alguien que sabe prepararlo me lo ofrece a 6.000 kilómetros de distancia, probablemente sí, aunque fuera por una vez. Y puedo imaginar la respuesta de los estadounidenses, la mayoría de los cuales siente verdadera pasión por España. Eso es lo que debió pensar José Andrés, el afamado cocinero español en Estados Unidos, cuando decidió incluirlo en el menú fast-food que vende desde esta semana en una camioneta llamada Pepe por las calles de Washington (una cuenta de Twitter informa a diario dónde encontrarlo).

El Pepito es sólo una de las opciones que ofrece el menú de Pepe. Al panecillo partido longitudinalmente en dos mitades con filete de carne y pimiento verde en medio, Andrés le ha añadido jamón ibérico. El resultado es una combinación excelente que convierte al sándwich en un serio competidor a la abundante oferta para el almuerzo en la capital estadounidense, al cual no se suele dedicar más de cuarenta minutos.

Pepe es la última innovación de Andrés, que sale ahora a las calles con una furgoneta a vender comida rápida de calidad y, como explicó él mismo esta semana, «a palpar el mercado». Su oferta culinaria tiene una clara impronta catalana. Además del Pepito, el menú incluye Escalivada, Butifarra o un sándwich de pollo, bacon, lechuga, tomate y mayonesa llamado Futbol Club Barcelona (¿habrá pagado derechos de autor?).

José Andrés tiene fama de innovador y con Pepe se hace justicia a esa fama. Lo que él vende son productos básicos combinados al estilo español (con una gran dosis de catalanidad), y lo hace en esta ocasión utilizando canales ya inventados por los que hasta ahora circulaba mayoritariamente fast-food de poca calidad.

Con Pepe y Pepito, Andrés nos recuerda a diario la importacia del volver a lo básico. Él mira a su alrededor, escoge lo mejor de los dos mundos —calidad de alimentos y rapidez de servicio— y los combina al servicio del público (y de su bolsillo).

Está claro que para innovar no siempre hay que inventar la rueda; basta con agilizar el ingenio… y la vista.

© Fotos: Rachel Tepper

Anuncios

5 comentarios en “Para innovar no hay que inventar la rueda

  1. Esta buenisimo, pero tengo que decir que el comentario que muchos de los foodtruck a los que dice: “mayoritariamente fast-food de poca calidad”, es incorrecto. Hoy en dia se consigue muy buena comida en estos foodtruck, y Jose Andres no es el primero en traer comida gourmet. Les recomiendo dar una vuelta por todos los otros FoodTrucks

  2. Sólo 2 palabras para montar un nuevo negocio en DC y concretamente por la GWU: “100 Montaditos”

  3. Muy bueno. Objetivo 2012: Incluir una tapa con el nombre Real Madrid C.F. en el menú, y que sea más cara que Fútbol Club Barcelona. Madridistas: hagamos un viral como el KONY 2012!

Los comentarios están cerrados.