Washgington, DC. – Último debate, anoche, antes de las primarias de Florida el martes que viene. CNN nos volvió a ofrecer la mejor cara del periodismo en debates televisados, más cuando este es el decimonoveno con cuatro candidatos que han coincidido en todos los anteriores. Durante las casi dos horas de discusión, la guerra fratricida entre Mitt Romney y Newt Gingrich sirvió para consolidar el liderazgo del primero como candidato preferido tras el repunte de Gingrich la semana pasada en Carolina del Sur — hasta tres nuevas encuestas le dan hoy una ventaja de entre 7 y 8 puntos sobre Gingrich.

Ayer, Romney estuvo seguro de sí mismo y combativo a los ataques furibundos de Gingrich, y su sólida actuación le ayudó a consolidarse en contraste con un Gingrich errático y desesperado. Fue probablemente el mejor debate de Romney en mucho tiempo y, en palabras del estratega republicano Ron Bonjean, esta actuación le llegó “cuando más lo necesita; Romney ganó el debate y puede incluso haber ganado las primarias”.

Yo no sería tan categórico como Bonjean porque la última palabra la tendrán los votantes de Florida y la contienda no es sólo entre Romney y Gingrich. Rick Santorum fue muy hábil anoche distanciándose de la dialéctica destructiva de sus rivales y llamándoles a “dejar de lado el pasado y centrarse en los temas que interesan”.

Romney sale en cualquier caso fortalecido del debate de ayer. Lidera la intención de voto para el martes y enfrenta un próximo calendario de primarias y caucus muy favorable. El 4 de febrero pasará el trámite de Nevada, un estado mormón como él, en el que ya ganó en 2008 con el 51 por ciento de los votos. Tres días después, le llegará el turno a Minnesota, Colorado y Missouri, estado, este último, en el que Gingrich no ha hecho ni campaña. Y tanto Nevada, como Minnesota, Colorado o Maine, utilizan los asamblearios caucus como sistema de elección, lo que beneficia a un candidato como Romney con recursos y una campaña mejor organizada que sus rivales. Y finalmente el 28 de febrero llegarán las primarias de Arizona y el estado que vió crecer a Romney, Michigan, donde además su padre fue gobernador y exitoso empresario.

Pero antes de febrero está Florida, y el debate de ayer fue sin duda un buen momento para Mitt Romney. Llegó preparado y consiguió su objetivo. En los próximos tres días se dejará la piel haciendo campaña porque sabe que su victoria aquí es crucial para tener un plácido febrero y llegar al Super Martes del 6 de marzo como un general que regresa a Roma tras las victorias de invierno.

VER Resumen debate CNN – Jueves 26 »

Anuncios

2 comentarios en “Romney o el general romano

  1. Buen articulo, coincido contigo. Me da pena por Paul la verdad, pero estaba claro que era inviable.

Los comentarios están cerrados.