Las ratas de ‘OccupyDC’

Washington, DC.- No le falta razón al alcalde de Washington, Vincent Gray, por querer echar de McPherson Square a los Occupy DC quienes, en una treintena de tiendas de campaña, tienen secuestrado el enclave público desde hace meses. Paso cada día por esa plaza del centro de Washington que está a medio camino entre mi oficina y mi casa, y cruzarla se ha convertido en un reto desde que se instaló el movimiento de protesta.

Nadie nunca me ha increpado por utilizar el camino diagonal que permite al visitante acercarse a la céntrica estatua de McPherson, un general norteamericano muerto en la Guerra Civil en 1864, pero las condiciones de salubridad no animan. A pesar del frío viento de esta época del año, el olor a podredumbre y basura es evidente. Hay suciedad entre las tiendas —no en los pasillos principales— y el agua caída con las últimas lluvias aviva el hedor de la putrefacción del entorno poco cuidado.

Esta plaza, antes de la llegada de Occupy DC, solía ser un punto de encuentro para vagabundos y sin techo, colectivo que aunque parezca increíble abunda en la capital estadounidense. Éstos no se han ido; al contrario. Si antes sólo venían a las horas de comida (asociaciones caritativas reparten a diario almuerzo y cena en una de sus esquinas) ahora se han instalado junto a los enojados vecinos que protestan contra los excesos del capitalismo y de la corrupción política.

Tras ordenar una investigación sobre el estado de la plaza, el alcalde Gray ha enviado una carta al Servicio Nacional de Parques alegando que el deterioro físico y de las condiciones de salubridad “son una preocupante amenaza contra la salud y seguridad de protestantes y residentes del Distrito”. Concretamente, Gray destaca “una peligrosa infección de ratas, así como otros preocupantes problemas que pueden desembocar en enfermedades, hipotermia o intoxicación alimentaria”.

No le ha sido difícil a Gray tomar la decisión. Incluso creo que gana popularidad con ello. Primero porque desde hace días —tal vez con la llegada del frío que por estas latitudes es especialmente duro— son pocos los que duermen en la plaza: las tiendas están cerradas y vacías en su mayoría. Segundo porque el deterioro del parque es tan evidente que incluso los menos radicales del movimiento necesitan una excusa para retirarse honrosamente. Y tercero porque McPherson Square es un espacio que no es jurisdicción del alcalde; este parque está bajo la tutela del Servicio Nacional de Parques que depende del Gobierno Federal, y por lo tanto con su petición le traslada el problema a otra administración.

En Washington hay dos enclaves de Occupy DC. El segundo está a poca manzanas de McPherson, en Liberty Plaza, y esa no ha sido tan cuestionada por Gray… ¿será que las ratas sólo habitan en McPherson?

Nota 1: Las fotografías de este artículo las he tomado esta mañana (13 enero).
Nota 2: Ocuppy DC ha emitido esta tarde un comunicado en el que tildan de “inconstitucional” la decisión del alcalde Gray y aseguran que no abandonarán McPherson Square. VER DOCUMENTO

Anuncios

Un comentario en “Las ratas de ‘OccupyDC’

Los comentarios están cerrados.